América Latina El Salvador y Honduras: “La UE no puede meter la cabeza en la arena”

0
468

Tomado de Deutsche Welle

El Salvado | Demonstration gegen Gewalt an Frauen (Reuters/J. Cabezas)

«¿Cómo es posible que en  El Salvador las mujeres estén presas por abortos espontáneos? ¿O que las poblaciones en Honduras, un país donde llueve tanto, no tengan acceso al agua? ¿Por qué especialmente los garifunas deben temer ser asesinados porque hay intereses económicos en sus territorios?”, pregunta Tilly Metz, presidenta de la delegación para las relaciones con los países de América Central (DCAM), en conversación con DW. 

A la vuelta de su visita a la región en febrero, la eurodiputada luxemburguesa concluye que «la Unión Europea debe seguir apoyando a El Salvador y Honduras para mejorar la seguridad, combatir la corrupción y la desigualdad social”. 

El AdA

Junto con Costa Rica, Panamá, Nicaragua y  Guatemala, tanto El Salvador como Honduras están  ligados a la UE por un Acuerdo de Asociación (AdA), cuyo pilar comercial entró en vigor en 2013. El acuerdo pretende diferenciarse de un tratado de libre comercio por incluir dos pilares adicionales: el diálogo político y la cooperación birregional. 

«Pero hasta este momento sólo el comercio está funcionando. Y del pequeño crecimiento económico que ha significado para Honduras, por ejemplo, sólo se benefician las élites”, señala Metz.  Para que esos otros componentes entren en vigor, falta la ratificación del acuerdo por todos los países miembro de la UE. Y hasta ahora, Bélgica y Grecia se hacen esperar.

Fue precisamente el impacto que un acuerdo tan asimétrico podía tener en esos países lo que nutría la oposición al AdA, sobre todo desde organizaciones de la sociedad civil. «Y aunque yo también querría un mejor acuerdo, en este momento sería mejor ratificar el que ya existe para que podamos, de verdad, relanzar la cooperación y tener, por ejemplo, reuniones interparlamentarias”, dice Metz.

Fondos millonarios

Pero no es que la cooperación de la UE no esté presente en esos países. Para El Salvador, la UE destinó 149 millones de euros entre 2014 y 2020 para apoyar políticas sociales y de seguridad en cuanto a prevención de violencia.

Para Honduras, se destinaron 235 millones de euros en el mismo período. La seguridad alimentaria y el refuerzo del Estado de derecho son el objetivo. Aparte de eso, tanto El Salvador como Honduras son miembros del programa de cooperación en materia de drogas (Copolad II), del programa de asistencia contra el crimen transnacional (PacCto) y del de gobernanza climática (Euroclima+). 

No basta

«Visitamos un proyecto europeo de integración y protección de personas LGTBI en Honduras. Y también Ciudad Mujer en El Salvador”, comenta la eurodiputada. En el primer caso, fondos europeos se destinan a proteger esa comunidad, especialmente vulnerada por fuerzas estatales del país. En el segundo, se trata de un centro de asistencia psicológica y jurídica .

«Es bueno que exista, pero no es suficiente. Si una mujer maltratada busca ayuda, es importante ofrecerle un lugar donde se sienta bien”, apunta. En un momento en que organismos internacionales urgen a El Salvador a adoptar reformas estructurales para acabar con las detenciones por emergencias obstétricas y para remediar la alta tasa de feminicidios, Metz subraya que la solución pasa por la voluntad política del gobierno. 

Deja un comentario