¡Exitoso! Doctor dominicano triunfa en España al crear equipo que controla el vértigo

0
501

La historia del médico dominicano Frank Betances Reinoso está llena de éxito.

El Instituto Aragonés de la Juventud lo premió, en diciembre anterior, por haber creado un dispositivo para el diagnóstico y control de la evolución de los trastornos de vértigo periférico.

Entre un 10% y un 15% de la población sufre ese padecimiento, que está más presente en personas mayores.

Lo más interesante del proyecto del doctor, de 33 años, es que tan solo invirtió $80 en poner a funcionar el equipo, mientras que a nivel comercial uno parecido puede costar más de $16.000.

Betances trabaja en el hospital público Obispo Polanco, de Teruel, una ciudad de la comunidad autónoma de Aragón, al este de España.

El logro del médico ha sido divulgado por el programa Hoy por hoy Teruel, de la Cadena Ser, y por el periódico dominicano Listín Diario.

«Es un dispositivo que permite documentar los trastornos del vértigo y evidenciar la evolución de los mismos a través del tiempo. El equipo a nivel comercial es muy costoso. Hospitales con pocos medios no pueden contar con él tanto en España como en el resto del mundo», afirmó a Hoy por hoy.

El dominicano es otorrinolaringólogo, se especializó en cirugía de cabeza y cuello y es experto en patología de la voz. Él estudió medicina en la Universidad Católica del Cibao (Ucateci), de La Vega, comunidad de República Dominicana.

Betances detalló a la Cadena Ser que montó el dispositivo a partir de una investigación que realizó sobre cómo estaba diseñado el aparato y empezó a buscar las piezas en páginas de Internet.

equipo-vertigo

Así se dio cuenta que el costo de crearlo era muy bajo y le pidió ayuda a ingenieros de la Escuela Politécnica de Teruel, en especial a Víctor Rodríguez, para ensamblarlo. En el proceso tardaron tres semanas.

«La salud debería ser algo universal, pero en la práctica no funciona así. Hay países que no tienen las mismas facilidades», manifestó Betances en Hoy por hoy.

Uno de los puntos que más entusiasma al médico es que esta pieza ya está disponible para los hospitales del mundo y solamente están a la espera de traducir unas indicaciones para cualquiera lo implemente a tan solo $80.

«70 euros ($80) no son nada para intentar a ayudar a las personas», concluyó.

Deja un comentario