«Me quieren matar, me quieren matar», grita el expresidente Ricardo Martinelli

0
487

Momentos de verdadera angustia vivió Ricardo Martinelli, expresidente de Panamá, mientras permanecía internado en el Hospital Nacional, un centro médico privado de ese país.

El problema surgió ante la decisión de las autoridades de trasladarlo al hospital público Santo Tomás.

Martinelli llegó al Hospital Nacional para realizarse estudios y exámenes médicos ambulatorios. Se esperaba que permaneciera internado durante cinco días.

Sin embargo, el Ministerio de Gobierno informó que ante la supuesta negativa del político a practicarse los análisis entonces procedieron con el cambio de hospital.

Esa versión la desmintieron familiares y allegados al exmandatario.

«Me quieren matar, me quieren matar», gritó Martinelli en uno de los intentos de los oficiales de Policía por llevárselo. «No me voy», sentenció.

Finalmente lo llevaron al hospital Santo Tomás. Eso le habría causado un aumento de la presión sanguínea y taquicardia.

Horas después, a Martinelli lo llevaron de nuevo al centro penitenciario El Renacer sin que se pudiera hacer el chequeo que tenía planeado.

Deja un comentario