La historia de Lucas conmueve la JMJ

0
435

Adaptado de ACI Prensa

Lucas es un jovencito, de 17 años, que alcanzó su sueño gracias a la ayuda de sus amigos, con quienes comparte en la parroquia Inmaculada Concepción de La Chorrera, en Panamá.

Por sí solo hubiera sido imposible elevarse sobre su silla de ruedas para que el papa Francisco lo pudiera ver.

Sus compañeros se pusieron de acuerdo y lo levantaron con todo y silla de ruedas justo cuando el líder de la Iglesia católica pasó saludando por las calles de Panamá minutos después de aterrizar en ese país para dirigir la Jornada Mundial de la Juventud 2019.

El papa se sorprendió al ver al muchacho a esa altura. El gesto le sacó una sonrisa y desde la distancia le dio la bendición.

Carlos Yap captó el momento y la fotografía le dio la vuelta al mundo en cuestión de minutos.»Ha sido una bendición (captar el momento). Todo ha sido como estar en el momento indicado», manifestó Yap a la agencia ACI Prensa. El fotógrafo compartió la imagen en su perfil de Instagram.

Carlos se dedica al video y a la fotografía de bodas, comercial y corporativa. Él le confesó a ACI Prensa que no se dedica necesariamente al fotoperiodismo, pero «unos amigos me invitaron justamente donde el papa se iba a estar cambiando de carro, del automóvil en que venía del aeropuerto al papamóvil».

Ya ubicado en uno de los pisos superiores de un hospital, el joven pensó que para sacar una mejor foto debía estar cerca de donde pasaría el santo padre. Por ello, salió a la calle y se subió a unos maceteros. «Se dio el momento que llegó superrápido el Papa. Pensé que mi cámara me iba a fallar porque después de tres disparos como que se atasca un poco el disparador. Y justamente cuando fue el quinto, sexto disparo, pues esa fue la foto».

ACI Prensa también contactó a Milixa Olmedo, madre de Lucas.

Ella es voluntaria en una capilla y explicó que su hijo padece de una parálisis mixta que le impide caminar, hablar y mover una de sus manos. Sin embargo, «entiende todo y se comunica a través de teléfono inteligente», pues escribe y de un lector de voz. papa-jmj2019

 

A pesar de sus discapacidades, la señora Milixa afirmó que a Lucas “Dios le ha dado otras cosas”, como el don de la música, pues con una mano toca tanto el órgano como un instrumento conocido como cortina. Además «este año se debe graduar de sexto año».

La experiencia vivida por Lucas es algo que «nunca lo hubiera pensado, ni él tampoco», aseguró la madre.

Deja un comentario