Delfines de Bocas del Toro disfrutan de la cuarentena

0
236
Tomado de Bocas del Toro.com

El estudio del comportamiento de una colonia de delfines nariz de botella (Tursiops truncatus) en Bocas del Toro, en el Caribe occidental de Panamá, demostró que este sábado son más sociables sin la presencia de turistas.

El estudio arrojó algunas pistas sobre cómo los delfines pueden experimentar el mundo a medida que los humanos mantienen cuarentena por la pandemia de la Covid-19, en consonancia de lo que ocurre actualmente en muchos otros lugares donde la fauna salvaje curiosea en las ciudades ante la ausencia del hombre.

‘La observación de delfines, cuando se hace correctamente, puede ser una herramienta poderosa para educar al público y también es económicamente gratificante’, comentó Laura May Collado, investigadora asociada en STRI y profesora de la Universidad de Vermont, en Estados Unidos.

El monitoreo acústico subacuático del grupo mostró cómo cambian sus comunicaciones cuando están presentes las embarcaciones turísticas, incluso sus hábitos de socializar y buscar alimentos, mientras bajo ese estrés dedicaron más tiempo a viajar, según la investigadora.

Conocido localmente como Laguna Porras o Bocatorito, la Bahía de los Delfines es un área costera protegida de la marejada por una península y manglares y se ubica a unos 10 kilómetros de Isla Colón, la capital provincial de Bocas del Toro.

En su punto más ancho la bahía mide seis kilómetros y sus aguas tranquilas atraen abundantes peces y crustáceos, lo que convierte al sitio en un hábitat perfecto para delfines, especialmente madres y crías.

Los estudiosos de STRI determinaron que la colonia se adaptó a esta laguna hace miles de años, y no comparte matriz genética con otros de su misma especie, lo cual los convierte en grupo en peligro de extinción, a pesar de que los conocidos como nariz de botella, propiamente, solo aparecen listados como ‘menor preocupación’.

Recomendaciones de los expertos a la industria del avistamiento de estos cetáceos, plantean que los botes no pueden ser más de dos de forma simultánea dentro de esa laguna bocatoreña y deben colocarse a 100 ó 200 metros de las familias, para evitar interrumpir sus actividades cotidianas.

Deja un comentario