Nicaragua: Más de 7500 muertos por covid-19

0
183
Tomado de Euronews

Tomado de El Confidencial

Un análisis de sobremortalidad presentado durante el “50 Congreso Médico Nacional” de la Asociación Médica Nicaragüense revela que, al 31 de agosto de 2020, en Nicaragua habrían fallecido 7569 personas a causa de la covid-19, ubicando al país con una de las tasas más altas de mortalidad del mundo, superior a países como México, Reino Unido, España e Italia.

“Puestos en los ranking de mortalidad en la tasa por 100 000 habitantes, con los datos del Minsa estamos en el puesto 127; con los del Observatorio Ciudadano pasamos al puesto 17 y con este análisis de mortalidad pasamos al primer lugar, pero esta comparación es injusta porque estos países tienen subregistro, por eso hicimos la comparación entre los países que tienen estudios de exceso de muertes y en ese ranking, quedamos en tercer lugar (superados solo por Perú y Ecuador), con una tasa de 114 muertes por 100 000 habitantes”, explica el doctor Carlos Hernández, autor de esta investigación.

Minsa oculta el 98% de las muertes

Según los datos oficiales, hasta el 21 de octubre de 2020, fallecieron solo 155 personas a causa de la covid-19. Sin embargo, los datos de sobremortalidad evidencian que las muertes ascienden a 7569, que incluye las muertes reconocidas por el Minsa y el excedente de 7414 muertes que reflejó el análisis de mortalidad. Esto significa que las autoridades sanitarias están reportando solo el 2% de las muertes.

Las cifras también evidencian un cambio de comportamiento en las muertes, pues entre marzo y junio los decesos por neumonías habían sido hasta 11 veces superiores a los registros históricos, según un primer análisis que el experto realizó con datos publicados por el presidente Daniel Ortega. Sin embargo, al estudiar la sobremortalidad de enero a agosto, se refleja que entre julio y agosto solo hubo 39 casos nuevos de neumonías.

En cambio los fallecimientos por infarto y diabetes incrementaron en un 82.30% y en 124.12% respectivamente. Esta diferencia podría explicarse como una estrategia de redirección de parte de las autoridades sanitarias, que comenzaron a clasificar las muertes por estas causas ante la alarma nacional e internacional que causó el incremento exponencial de muertes por neumonías atípicas. Esta sería la segunda medida que tomó el Gobierno, pues la primera fue la abrupta suspensión del boletín epidemiológico.

Deja un comentario