Nicaragua insólita: 10 excentricidades del régimen de Daniel Ortega ante el coronavirus

0
325

Convocatorias a concentraciones masivas y actividades en Semana Santa, un Presidente ausente, tres ministras de Salud, fronteras abiertas y falta de datos certeros sobre tests y contagios han puesto al país en las antípodas de todas las recomendaciones epidemiológicas.

1. Tres ministras de Salud

Previo a la Semana Santa, el gobierno de Daniel Ortega inauguró un parque acuático para que concurran multitudes en el norteño departamento de Jinotega.
Previo a la Semana Santa, el gobierno de Daniel Ortega inauguró un parque acuático para que concurran multitudes en el norteño departamento de Jinotega.

“Única y original” es la marca país que usa el régimen de Daniel Ortega para vender Nicaragua como destino turístico. Ahora, ese eslogan puede ser usado, por diferentes motivos, con el COVID-19. Nicaragua es el único país del mundo que tiene tres ministras de Salud, el único de América continental donde los niños siguen yendo a la escuela y mantiene sus fronteras abiertas. Es también el país donde su gobierno llama a concentraciones masivas para combatir el COVID-19 y exporta casos sin reconocer oficialmente producir alguno.

Hasta ahora, el gobierno solo reconoce nueve casos confirmados de COVID-19, de los cuales cuatro están activos, cuatro se han recuperado y uno que falleció. El “Observatorio Ciudadano COVID-19 en Nicaragua”, una iniciativa de expertos en diferentes disciplinas que lleva un recuento paralelo al oficial, reportaba al pasado jueves, 184 “personas afectadas”.

Estas son diez de las excentricidades que marcan la gestión del régimen de Ortega como “única y original” ante la pandemia que azota al mundo.

1. Tres ministras de Salud

Desde el 1 de abril, Nicaragua tiene tres ministras de Salud. “Tenemos entonces tres ministras, la ministra propietaria la doctora Martha Reyes, la doctora Carolina Dávila, ministra asesora con responsabilidad específica para el SILAIS-Managua y la doctora Sonia (Castro) que también es ministra asesora”, anunció la vicepresidente de la República y esposa de Daniel Ortega, Rosario Murillo, luego que se conociera a través de La Gaceta, diario oficial, la destitución de la hasta entonces ministra de Salud, Carolina Dávila.

2. Convocatoria a marchas

Cuando en el mundo se impone el “distanciamiento social” como una de las más efectivas medidas hasta ahora para evitar el contagio de COVID-19, el régimen de Ortega convoca a empleados públicos y simpatizantes a participar en marchas y concentraciones. Miles de simpatizantes sandinistas participaron el 14 de marzo en una marcha denominada “Amor en tiempos del Covid-19”, solo tres días después de registrarse el primer caso oficial de contagio por coronavirus en el país. Varias marchas más se han realizado en distintos lugares del país.

3. Presidente ausente

Daniel Ortega es único presidente de país alguno que no ha dado la cara ante la crisis por el COVID-19. Este domingo se cumplen 32 días desde que se le vio por última vez el 12 de marzo pasado en una videoconferencia con otros presidentes centroamericanos que discutieron estrategias para enfrentar el coronavirus. En el evento se vio a Ortega junto a su esposa y vicepresidente del país, Rosario Murillo, y en una intervención de un minuto y once segundos se limitó a decir que estaba de acuerdo con el documento común presentado. Desde entonces no se ha sabido más de Ortega, por cuya ausencia se tejen varias especulaciones: desde que está gravemente enfermo, o en estricta cuarentena para protegerse del COVID-19, hasta que estaría muerto. A Murillo tampoco se le ha visto públicamente desde entonces, aunque cada mediodía habla por teléfono a través de los medios de comunicación afines a su gobierno.

Deja un comentario