Nicaragua hace todo lo contrario para combatir el COVID-19

0
527
Rosario Murillo-Tomada de Google.

Tomado de INFOBAE

La gestión que está haciendo el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo ante la llegada del COVID 19 a Nicaragua ha sido criticada por su pasividad y falta de interés para evitar los contagios. (Cortesía de La Prensa)
La gestión que está haciendo el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo ante la llegada del COVID 19 a Nicaragua ha sido criticada por su pasividad y falta de interés para evitar los contagios. (Cortesía de La Prensa)

“Al que no quiere sopa, que le den dos tazas”. Mientras diversos sectores médicos, políticos, empresariales e incluso países vecinos, piden al gobierno de Daniel Ortega que asuma medidas para evitar que la pandemia del coronavirus COVID-19 se descontrole en Nicaragua, Rosario Murillo, vicepresidente de la República y esposa de Ortega, anunció para este sábado que unos 250 mil brigadistas iniciarán visitas casa por casa “compartiendo y explicando las medidas de prevención, higiene y seguridad”. La meta es visitar un millón de hogares en una semana.

Para el doctor Álvaro Ramírez, epidemiólogo nicaragüense radicado en Irlanda, la acción anunciada por el gobierno es precisamente “lo que no se debe hacer”. “Todas esas medidas de movilización social, contacto uno al otro, es exposición de personas y aumentan la transmisión”, dijo.

“Este sábado vamos a desplegarnos en fuerza de espíritu, en gracia de Dios y con la fortaleza de la fe y la esperanza; en estos tiempos de COVID-19 donde el amor debe prevalecer”, dijo Murillo al anunciar la masiva visita casa a casa.

Desde finales de febrero pasado, el gobierno de Daniel Ortega anunció su decisión de ir en dirección contraria a las disposiciones que otros países del mundo están tomando para frenar el avance del coronavirus. La asesora presidencial, doctora Sonia Castro, aseguró que el Ministerio de Salud (MINSA) “no ha establecido ni establecerá ningún tipo de cuarentena en el país” y Rosario Murillo dijo que Nicaragua no dispondría restricciones migratorias, tal como han hecho los países vecinos.

Deja un comentario