Magistrado sandinista renuncia a la Corte y denuncia «estado de terror»

0
447

Rafael Solís Cerda se desempeñó como juez de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) desde 1997 y militó en el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) durante 43 años.

Sin embargo, la crisis que enfrenta Nicaragua, agudizada por la represión del régimen del presidente, Daniel Ortega, lo impulsó a presentar su renuncia irrevocable al cargo y a ponerle punto final a su participación en el partido de gobierno.

Solís redactó una carta de renuncia directa y dura contra la administración Ortega-Murillo en la que alerta sobre la consolidación de una dictadura «con caracteres de monarquía absoluta de dos reyes que han hecho desaparecer todos los poderes del Estado».

El exmagistrado acusa a Ortega y a su mujer, la vicepresidenta Rosario Murillo, de imponer “un estado de terror”.

El documento de Solís, considerado uno de los hombres de confianza y del círculo de poder de Ortega, fue dirigida a Ortega y Murillo y también al presidente del Poder Legislativo, Gustavo Porras. Los diarios La Prensa y Confidencial confirmaron la veracidad de la carta con fecha del 8 de enero de este año.

Es el primer alto cargo en ofrecer su renuncia en medio de la crisis política que afecta a Nicaragua desde hace casi nueve meses, dando por válido un informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos según el cual la brutal represión ha dejado al menos 325 personas muertas, más de 2.000 heridas, 550 detenidas y enjuiciadas. El gobierno de Ortega solo ha reconocido 198 víctimas fatales.

Solís, uno de los artífices de las reformas constitucionales que le permitieron a Ortega perpetuarse en el poder, acusa a la pareja presidencial de imponer «un estado de terror con el uso excesivo de fuerzas parapoliciales, o aún de la Policía misma con armas de guerra”. Reclama que “han sembrado el miedo en nuestro país y ya no existe derecho alguno que se respete».

Deja un comentario