La CIDH condena ataque a comunidad miskita en Caribe Norte de Nicaragua

0
338
Tomado de Connectas

Tomado de CNN en Español

 La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condenó este lunes, a través de su cuenta de Twitter, lo que denominó ataque de colonos a la comunidad indígena miskita Twi Tasba Raya, en Waspam, Caribe Norte de Nicaragua.

En el mensaje, detalla que “según información recibida por el Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni) de la CIDH, una niña de la comunidad habría recibido una herida de bala en el rostro”.

La CIDH denunció que la tarde del 16 de febrero, un grupo de colonos abrió fuego contra la comunidad miskita y que en el incidente una niña recibió un disparo en un pómulo mientras se bañaba en un arroyo.

“Los disparos salieron de la montaña, rafaguearon a gente que se estaba bañando”, afirmó a Meseni una integrante de la comunidad. La mujer agregó que los colonos realizan ese tipo de acciones para apropiarse de las tierras de esa etnia.

La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) reafirmó vía Twitter, el 7 de febrero, su preocupación por lo que consideró reiterados ataques a pueblos indígenas en Nicaragua, falta de protección a sus derechos e impunidad de los delitos cometidos contra ellos.

Este es el segundo ataque en contra de comunidades indígenas en el Caribe Norte. El 31 de enero, Acnudh urgió a las autoridades a tomar medidas de protección urgentes que garanticen el derecho a la vida, a la integridad y a la tierra” ante lo que denominó graves crímenes cometidos el 29 de enero en la comunidad indígena de Alal, territorio Mayagna. Según la CIDH, en un ataque armado de colonos, fallecieron seis personas y se reportaron 10 desaparecidos.

La Policía, a través de una nota de prensa publicada el 30 de enero, informó que recibió la denuncia de un poblador de la zona sobre el fallecimiento de dos hombres a consecuencia de impactos de bala. La institución informó que envió un equipo a investigar el hecho.

Juan Carlos Ocampo, miembro de Prilaka Community Foundation, organización que trabaja por los derechos de las comunidades indígenas, plantea que las invasiones a territorios indígenas iniciaron en 2004, motivados por el avance de la frontera agrícola. Los incidentes dejaron un número indeterminado de muertos, familias desintegradas e inseguridad alimentaria.

Deja un comentario