Bombas e incendios en cinco parroquias de Nicaragua

0
219
Rosario Murillo-Tomada de Google.

El Arquidiócesis de Managua indicó que una persona no identificada ingresó a la capilla de la Sangre de Cristo y detonó un artefacto explosivo que provocó un incendio dentro del templo. El atroz provocó que la imagen de la Sangre de Cristo se calcinara, una obra de arte que llegó a Nicaragua hace 382 años.

El siniestro es calificado por el Arquidiócesis como un atentado terrorista planificado y ejecutado por «fuerzas malignas».

En las últimas dos semanas, al menos cinco templos han denunciado agresiones, robos y profanaciones a sus emblemas sagrados. El miércoles, el párroco de la capilla de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, en Nindirí, padre Jesús Silva, denunció que sujetos desconocidos ingresaron al templo y destruyeron imágenes, pisotearon las hostias, dañaron muebles y defecaron en diversos lugares del recinto. Pocos días antes, el 25 de julio, un ataque similar se registró en la capilla de la parroquia de Nuestro Señor de Veracruz, en Masaya.

Minutos después del incendio en catedral, la vicepresidente de la República, Rosario Murillo, atribuyó el siniestro a veladoras y cortinas que habrían tomado fuego. “Lamentablemente se dio ese incendio, se combustionó, se quemó la estructura de aluminio, las cortinas de tela y las flores que la adornaban. Existencia de veladoras encendidas en el entorno de la Sangre de Cristo se comprobó. Son las veladoras que encienden los feligreses que buscamos siempre como pagar promesas a nuestros santos”, dijo Murillo en su alocución diaria del mediodía que difunden los medios oficialistas.

Deja un comentario