La tensión crece en Honduras: parte de la Policía se une al paro

0
262

Tomado de EFE

Honduras amaneció con bloqueos de carreteras en varias regiones del país, después de una noche violenta en las principales ciudades, con quemas de llantas en bulevares y principales ejes carreteros, actos de vandalismo y un paro de transportistas y de un sector de la Policía Nacional.

El paro gradual de los transportistas, que inició el lunes, aparcando contenedores, cisternas y otro tipo de unidades de carga, se resolvió con un acuerdo entre sus directivos y el Instituto Hondureño del Transporte Terrestre (IHTT), con el presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, como testigo.

En diferentes ciudades muchas personas tuvieron dificultades para llegar anoche a su casa debido al bloqueo de carreteras y bulevares con quema de neumáticos, mientras vándalos causaban destrozos en múltiples negocios aprovechando que la Policía Nacional no actuaba y en otros casos lo hizo tarde y detuvo a varios individuos cuando se dedicaban al saqueo de centros comerciales.

La protesta de un sector de los elementos de la Policía Nacional, que según la Secretaría de Seguridad representan el 10% de la fuerza especial «Cobras», se mantiene en pie.

También continuaron las protestas de algunos sectores que se tomaron tramos carreteras obstaculizando el tráfico con quema de neumáticos, piedras y rastras atravesadas, como ocurríó en el extremo sur de Tegucigalpa, entre otras ciudades, sin presencia policial.

Por su parte los transportistas comenzaron con dificultades a movilizar sus unidades que por centenares aparcaron en autopistas del norte, centro y sur del país, dejando habilitado solamente un carril, lo que el miércoles entorpeció el tráfico interurbano del país centroamericano.

El paro de los transportistas provocó la escasez de combustibles, lo que se comenzaría a normalizar en el transcurso del día, según dijeron a periodistas ejecutivos de empresas de productos derivados del petróleo.

El abastecimiento de las gasolineras llevará más tiempo en las ciudades en las zonas más lejanas del país, advirtieron los ejecutivos.

En varias ciudades muchos conductores hacían hoy desde temprano largas filas con sus vehículos en busca de combustible.

Los hondureños vivieron una noche de incertidumbre por lo que ocurría, incluida una versión falsa de una presunta suspensión de garantías individuales, lo que fue desvirtuado por el Gobierno que preside Juan Orlando Hernández, a quien diversos sectores le exigen que renuncie, mientras otros, de la oposición política, apuestan por sacarlo del poder y lo acusan de «usurpador».

En todas las protestas la consigna es «Fuera JOH» (Juan Orlando Hernández).

Ante el ambiente de violencia, escuelas, colegios y universidades han suspendido clases por tiempo indefinido.

El país centroamericano también vive una crisis social, política y económica derivada de protestas iniciadas en mayo por un sector de maestros y médicos que exigen mejores sistemas de educación y salud.

Deja un comentario