Una Navidad trágica para dos niños guatemaltecos de la caravana migrante

0
460

Esta Navidad ha sido realmente triste para las familias de dos niños guatemaltecos que se toparon con la muerte en la caravana migrante.

La pequeña Jakelin Caal, de siete años, fue sepultada este 25 de diciembre en la comunidad indígena de San Antonio Secortéz, Chisec, Alta Verapaz.

Como antesala de esa despedida, se dio a conocer la muerte de otro menorcito, de ocho años, en el Centro Médico Regional de Gerald Champion , en Alamogordo, Nuevo México.

El pequeño había sido detenido con su padre por oficiales de la Patrulla Fronteriza. A él lo llevaron al hospital, pues presentaba un resfrío. Cuando las autoridades lo iban a dar de alta se percataron que tenía fiebre muy alta.

“El niño estuvo en observación durante 90 minutos y después dado de alta del hospital a mitad de la tarde del 24 de diciembre con una prescripción de amoxicilina y de ibuprofeno”, indicaron los encargados.

En la noche, el cuadro evolucionó y el niño comenzó con nauseas y vómitos, por lo que fue trasladado nuevamente al centro médico, donde finalmente murió poco después de la medianoche (del 25 de diciembre).

Según información del Ministerio de Relaciones Exteriores de Guatemala, el niño y su padre fueron detenidos el 18 de diciembre tras haber cruzado la frontera por la ciudad de El Paso, en Texas.

El día 23 habían sido trasladados a la estación de Alamogordo, en el estado vecino.

Las autoridades estadounidenses señalaron que no se conocen las causas de la muerte del niño y prometieron que se realizará un “examen independiente y en profundidad de las circunstancias” del deceso.

El gobierno de Guatemala pidió una investigación “clara y resguardando el debido proceso”.

La pequeña Jackelin falleció en el hospital de El Paso, Texas, por causas aún no reveladas después de haber sido detenida junto a su padre tras cruzar ilegalmente la frontera desde México en la noche del 6 de diciembre.

Según el diario The Washington Post, que citó al CBP, la niña habría fallecido por “deshidratación y shock”.

El caso de la menor generó una gran indignación en Estados Unidos y una delegación de congresistas que visitó las instalaciones donde estuvo detenida la niña denunciaron “fallos sistémicos” en el proceso y condiciones de higiene deplorables.

Deja un comentario