Maras y el narco extienden la tragedia de Guatemala

0
210
Tomado de Infobae

Tomado de Prensa Libre

Las maras, como la Calle 18, conocida como el Barrio 18, Mara 18 o simplemente La 18, es una pandilla multiétnica, centroamericana y de México. Junto a la Mara Salvatrucha, se creó en los años ochenta y noventa, en las calles de Los Ángeles, pero fueron expulsados. Los carteles mexicanos han trasladado a Centroamérica en los últimos años el 90% de sus operaciones relacionadas con el tráfico de cocaína hacia Estados Unidos, gracias a las alianzas con estas maras locales; conceptos obtenidos de conferencia dictada en el The Seminary Mexican National Security; The National Defense University, en mayo del 2007. Por lo que tienen preocupadas a las autoridades de Guatemala.

Actualmente, la pandilla del Barrio 18 domina en Guatemala el Centro de Alta Seguridad el Infiernito y el Preventivo de la zona 18, y la Mara Salvatrucha domina en Fraijanes 2 y El Boquerón, Santa Rosa. Los narcotraficantes se afianzaron en los presidios de la Granja Modelo de Rehabilitación Canadá y ahora aíslan a los líderes del Barrio 18 en Los Jocotes, Zacapa y el fuerte Mariscal Zavala, para evitar las extorsiones. La cuarentena por el coronavirus parece estar acelerando las fracturas existentes en toda Centroamérica, en que estas dos pandillas se han convertido en el índice del triángulo norte de Centroamérica, con la tasa de homicidios más alta del mundo.

La nueva modalidad es transportar la droga por diferentes medios, como los narcosubmarinos; por avión, abriendo pistas en Petén y otros departamentos de Guatemala, y destruyéndolos. El 90 por ciento de la cocaína en Guatemala sufre la sangrienta irrupción de carteles dirigidos por mexicanos, que constituye el capítulo más reciente de un círculo vicioso de violencia y fracaso institucional que actualmente se consume en Estados Unidos y transita por Guatemala, siempre amparados por grupos armados bloqueando los operativos. Al final, utilizan carreteras, donde siempre Guatemala es un punto de encuentro, en que presuntos pobladores impiden a las fuerzas de seguridad implementar sus operativos.

“La Casa Blanca publicó el memorando anual ejecutivo de la administración de Donald Trump para el año fiscal 2021, en el que identifica a 22 países como principales productores de drogas en el mundo o zonas de paso de los estupefacientes, entre los que está Guatemala”. (BBC Monitoring Miami).

Los carteles mexicanos también se han visto afectados por el covid-19. Los flujos de dinero procedentes del narcotráfico y del tráfico ilegal de personas se encuentran detenidos. De acuerdo con datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, entre febrero y marzo, cuando comenzó la emergencia y Estados Unidos ordenó el cierre de la frontera al tráfico no esencial, bajaron de manera sustancial los decomisos de drogas y de dinero en efectivo.

Ahora, el crimen organizado y las maras se adaptan a la pandemia del coronavirus, con lo que el Barrio 18 termina colaborando con el Gobierno de Guatemala con el problema del covid-19, indicando a su gente: “Les pedimos humildemente acaten las normas del Gobierno por la emergencia que está pasando el país”, reza un comunicado suscrito por la pandilla. “No salga si no es necesario. De favor, les pedimos a nuestros barrios y colonias, donde controla el Barrio 18-Sureños. Los pandilleros determinan quién entra en la colonia o quién estudia en el instituto, un control que ha generado que, en la práctica, el país esté dividido por fronteras invisibles delimitadas por las zonas de influencia de las pandillas”. ¿? (PL). Finalmente, los patos les tiran a las escopetas; milagros del covid-19.

Deja un comentario