El último adiós de Jakelin será en Navidad

0
460

Una fecha sinónimo de alegría y esperanza se vivirá como una de las más tristes en la comunidad indígena de San Antonio Secortez, en Guatemala.

Este 25 de diciembre, el pueblo despedirá para siempre a la pequeña Jakelin Caal, la niña de siete años que murió el pasado 8 de diciembre bajo la custodia de la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos. Ella era parte de la caravana migrante e iba con su papá cuando los detuvieron los oficiales.

Los restos de la pequeña llegaron a Guatemala para proceder con la vela y funeral. El cuerpo de la menor llegó al Aeropuerto Internacional La Aurora y fue recibido por miembros de la Cancillería, quienes aseguraron que los familiares no estuvieron presentes.

Medios de comunicación locales informaron que los familiares no contaban con los recursos necesarios para costear el viaje desde la remota comunidad de San Antonio Secortez, del municipio de Raxruhá (de donde era originaria la niña) hasta la capital, por lo que el Ministerio de Relaciones Exteriores se responsabilizó de los mismos.

A la chiquita la colocaron dentro de un ataúd blanco.

Guatemala se encuentra a la espera de que las autoridades estadounidenses finalicen la investigación sobre la muerte de la niña en un hospital de la ciudad de El Paso, en Texas, adonde fue trasladada al ser detenida junto con su padre en un grupo de 163 migrantes el pasado 6 de diciembre.

Tras la detención, en el estado de Nuevo México, Jakelin presentó fiebre, vómitos y convulsiones, y fue atendida inicialmente por socorristas de la Patrulla Fronteriza y luego llevada al centro médico donde murió el 8 de diciembre, según un informe de la cancillería local.

Deja un comentario