Viajaron a Perú para comprometerse y se quedaron varados

0
319
Imagen con fines ilustrativos-Tomada de Google

Tomado de El Comercio Perú

Planificaron una aventura en otro país, sin imaginar que no podrían volver a sus casas. José Angel Hinojosa, un mexicano de 30 años, y Siul Cortés, una puertorriqueña de 26, viajaron a Sudamérica para escribir el capítulo más importante de su historia de amor y ahora luchan por sobrevivir en esta parte del continente en medio de la crisis mundial desatada por el coronavirus (COVID-19).

Todo comenzó el pasado 8 de marzo cuando la pareja radicada en Estados Unidos llegó a Perú, específicamente a Cusco, donde José Ángel tenía pensado pedirle a Siul que se casara con él. El escenario elegido para la pedida de mano fue la ciudadela de Machu Picchu, considerada como una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno.

“Al ver la situación en Tailandia, decidí quedarme en América que no había coronavirus, que no había nada. Dentro de mi plan, estaba el comprometerme con mi novia”, dijo José Ángel Hinojosa en entrevista con Univision; sin embargo, a solo una semana de haber llegado a la Ciudad Imperial, su situación se tornó complicada.

El pasado domingo 15 de marzo, el presidente Martín Vizcarra anunció el cierre de las fronteras por aire y tierra por espacio de 15 días durante el estado de emergencia nacional decretado para frenar el avance del nuevo coronavirusAdemás, ordenó el aislamiento social obligatorio para toda la ciudadanía a lo largo del territorio nacional.

Unos días después, el Gobierno endureció las medidas y estableció un toque de queda a nivel nacional a partir de las 8 p.m. hasta las 5 a.m. Fue así que del amor y la felicidad, los recientemente comprometidos pasaron a la angustia porque su viaje de regreso quedó postergado y no tenían otra opción más que pasar la cuarentena en la habitación que alquilaron.

“Nosotros pensamos que iba a ser un viaje común y corriente, como todos los viajes que hemos tenido que han sido felicidad, pero terminó de otra manera que no lo esperábamos”, dijo Hinojosa. “Tratar de llegar al Aeropuerto Internacional Jorge Chávez (ubicado en la Provincia Constitucional del Callao) fue imposible porque todo el mundo estaba haciendo lo mismo”, agregó.

Y pese a los múltiples intentos de la pareja para salir de Perú, su ansiado regreso a San Antonio, Texas, ciudad en la que ambos residen, todavía no tiene fecha ya que el gobierno prolongó el estado de emergencia hasta el domingo 12 de abril, incluso ampliando el horario del toque de queda (de 6 p.m. a 5 a.m. excepto en cinco regiones, donde será de 4 p.m a 5 a.m.).

Si bien señalaron que el consulado de Estados Unidos no tenía planes de repatriar a sus ciudadanos y que tenían que esperar a que culmine el estado de emergencia en el Perúla pareja documenta toda su experiencia en nuestro país como una forma de distraerse de la tensa situación que les espera al volver, ya que ambos temen perder sus empleos por su prolongada ausencia.

“El vicepresidente de mi compañía dijo que regresando dijo que me podía pagar una semana más pero regresando a San Antonio no podré regresar rápido a trabajar, tengo que estar en mi casa otros 15 días”, señaló José Ángel mientras que Siul se muestra un poco más optimista, compartiendo su opinión sobre el lugar en el que le tocó pasar la cuarentena.

“La verdad me siento segura porque las veces que hemos ido al supermercado las personas solo se llevan lo que necesitan, respetan las leyes y dejan suministros para los demás”, dijo Siul, que además precisó que durante las horas del toque de queda, los únicos a los que se ve transitando por las calles son los miembros de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional del Perú.

“Desde mi cuarto se ve cómo las autoridades de orden público salen y anuncian el toque de queda. Dicen que es por nuestra seguridad, por nuestra salud. Los policías están en las calles, verificando que no haya nadie”, añadió la joven boricua, que pese a todo lo que les tocó vivir, no se arrepiente de haber viajado junto a su novio a Sudamérica.

Y es que en medio del drama que atraviesan actualmente han encontrado a buenas personas como la señora que les rentó el cuarto a su llegada a Cusco por sus vacaciones y ahora no les está cobrando alquiler. “Se ha portado muy bien la familia con nosotros y sé que Dios se lo va a recompensar de una u otra manera”, contó José Ángel.

Pero al mal tiempo, buena cara. Los jóvenes señalaron a Univisión que sus planes nupciales continúan en pie ya que confían en que la pandemia del coronavirus será controlada para que puedan regresar pronto a casa. “Claro que habrá boda. La estamos planeando para finales de diciembre en Puerto Rico, manifestó el novio.

“Este tiempo lo estoy utilizando para planificar mi boda”, agregó la novia, que espera que pronto se abran las fronteras peruanas para comenzar su viaje de regreso. Su itinerario de vuelo incluye una parada en México, país donde la situación por el coronavirus es igual de alarmante. Hasta el momento, su historia se volvió tendencia en YouTube tras ser recogido por los noticieros de sus países de origen.

Deja un comentario