La liberación de Imelda Cortez: un triunfo de la justicia

0
505

La salvadoreña Imelda Cortez, de 20 años, respira con más calma.

Un juez de sentencia de Usulután, departamento de esa nación centroamericana, la liberó del delito de homicidio agravado en grado de tentativa contra su bebé recién nacida.

El caso de la joven le dio la vuelta al mundo. Tuvo a la pequeña bajo circunstancias realmente inhumanas en el 2017 y sin saber realmente qué le estaba ocurriendo.

Al dar a luz en una fosa en su casa, en el pueblo de Jiquilisco, perdió el conocimiento, mientras que la recién nacida cayó a los excrementos, pero sobrevivió.

A Imelda la trasladaron a un hospital y la detuvieron al señalarla la fiscalía por el delito de homicidio agravado tentado. Las autoridades luego cambiaron la acusación por abandono y desamparo de persona y pidió al juez una condena de un año de cárcel.

La pequeña es producto de una violación sexual. El padrastro de Imelda abusó de ella desde los once años. Una prueba de ADN confirmó la paternidad del hombre, que está a la espera de un juicio por la violación. Mientras permanece en prisión.

“A una persona en las condiciones que estaba Imelda no se le puede hacer responsable penalmente, porque como ha confesado Imelda, a los pocos segundos del parto extrahospitalario que tuvo, ella se desmayó y para poder condenar a una persona se requiere, para este tipo de delitos que se están imputando, el dolo; el dolo está conformado por conciencia y voluntad. Una persona en las condiciones que estaba Imelda no tenía este ánimo de poder causar un daño”, afirmó el abogado defensor, Arnau Baulenas.

imelda

Mujeres activistas llegaron a Usulután para apoyar a Imelda y pedir su liberación, entre ellas Milagro Alvarado, coordinadora de las colectivas feministas.

“Es una violación sistemática que ella ha sufrido además es acusada de un delito que ella no ha cometido. La niña está con vida y muy bien de salud y merece estar con su madre,” expresó Alvarado.

La defensa señaló que a pesar que la fiscalía reconoció la calidad de víctima de Imelda no ha recibido atención psicológica o psiquiátrica, al contrario se le negó ser procesada en libertad y estuvo detenida un año y ocho meses en el penal de San Miguel.

Deja un comentario