UCR le declara la guerra al pez león

0
545

La presencia del pez león en las aguas del mar Caribe ha causado un gran daño al ecosistema marino de Limón.

Esto ha impulsado a la Universidad de Costa Rica (UCR) a batallar contra esa especie e intensificar los esfuerzos para exterminarla.

Por ejemplo, las autoridades mantienen un control de impactos de peces marinos invasores en Costa Rica que les permite investigar y compartir información con las comunidades afectadas.

“Esta es la peor invasión marina que ha tenido el mundo en 20 años”. Así describe Helena Molina Ureña, doctora en Ictiología (estudio de los peces) e investigadora del Centro de Investigación en Ciencias del Mar y Limnología (CIMAR), la situación que se vive.

En la zona se han impulsado otras estrategias como el torneo de pesca del pez león, en Manzanillo. Desde hace seis años, la Asociación de Pescadores Artesanales de Caribe Sur (Asopacs) lo ha organizado para reducir la especie, así mismo para divulgar y concientizar sobre la problemática.

La UCR descubrió que el pez león estaba comiendo gran parte de la fauna marina nativa incluyendo: cangrejos, camarón, caracoles y peces. En otros estudios se han encontrado restos de langostas, uno de los dos productos pesqueros más extraídos en el Mar Caribe.

El pez león es oriundo de las costas australianas y el Mar Rojo. Esta especie migró a las playas de Florida y del Pacífico norte estadounidense cerca del paso del milenio, teniendo sus primeros avistamientos en el mar Caribe a mediados del 2006.

Este pez es un carnívoro voraz e insaciable capaz de expandir su mandíbula y estómago para albergar más alimento. Al no poseer controles reales de su población, actúa como competencia de los peces pequeños cuando está creciendo y luego se convierte en depredador de otros peces, cuando alcanza su forma madura.

Estas alteraciones en las cadenas de alimentación animal cambian la dinámica dentro de los arrecifes y afectan las relaciones ecológicas de los organismos, incluyendo el funcionamiento de las algas y corales.

Deja un comentario