Nuevo puente hará la vida más fácil de 60 familias indígenas en Corredores

0
262

El territorio indígena Abrojo Montezuma se ubica en el Pacífico Sur del país y está cerca de la frontera con Panamá.

Allí se encuentra la comunidad de San Rafael Norte, conocida como “Bajo de los Indios”, situada en Corredores de Puntarenas.

Uno de los principales problemas del lugar son las vías de comunicación debido a la lejanía y difícil acceso. Un nuevo puente llegó a cambiarles la vida a los habitantes de la etnia ngäbe que significará garantizar acceso terrestre por primera vez en la zona para conectar el territorio indígena.

Hace aproximadamente unos seis años en esta comunidad dos niños perdieron su vida tratando de cruzar el río, lo que llevó a que la comunidad solicitara la ayuda para la construcción del puente. Se trata de un proyecto apoyado por el Consejo Directivo del Territorio Rural Osa-Corredores-Golfito y la Municipalidad de Corredores.

El puente es de 35 metros lineales de construcción en el que el Instituto de Desarrollo Rural (Inder) invirtió más de ¢273 millones. La construcción del puente vehicular se llevó a cabo sobre el río Corredor y las comunidades beneficiadas son Bajos Los Indios, Montezuma y Guayabí, todas ellas ubicadas en el territorio indígena Abrojo Montezuma.

Este proyecto se enfocó en dotar de un acceso mucho más seguro a los habitantes y a la vez generar accesibilidad y conexión de sus comunidades, que no contaban con un acceso terrestre y que anteriormente estaban divididas por el río Corredor.

La construcción del puente posibilita el acceso seguro a los centros educativos, escuela y colegio, centro de salud y el trasiego de productos agrícolas de quienes viven del otro lado del río, mejorando así su condición socioeconómica, puesto que antes era prácticamente imposible, sobre todo en época lluviosa.

Con este proyecto se beneficiarán directamente a 60 familias indígenas, mientras que los beneficiaros indirectos son todos los indígenas del territorio y no indígenas que visitan el territorio.

Deja un comentario