Mercurio ahoga a Crucitas, según estudio de la UNA

0
454

El mercurio que utilizan los coligalleros para extraer oro de Crucitas ahoga a la comunidad de Cutris de San Carlos, Alajuela, fronteriza con Nicaragua a la altura del río San Juan.

Así lo reveló un estudio del Instituto de Estudios en Sustancias Tóxicas de la Universidad Nacional (UNA) que le pidió el Ministerio de Ambiente y Energía (Minae), en el que se advierte de una muy probable e importante afectación de los ecosistemas acuáticos de la zona.

La institución tomó muestras de peces, plantas, agua y sedimentos, dentro y fuera de las zonas que están siendo utilizadas para la minería ilegal (desde la microcuenca del Caño Crucitas y la cuenca baja del río Infiernito hasta sus desembocaduras en el río San Juan), que encendieron las alarmas sobre una muy probable “afectación importante del ecosistema acuático, tanto local como aguas abajo”.

Según el estudio preliminar, del 19 de setiembre, “los niveles más altos (de mercurio) se presentaron en las muestras tomadas directamente en las áreas de impacto”; sin embargo, “la alta remoción del material suelo, la ampliación del lecho del curso de agua por la cantidad de sedimentos en suspensión, la liberación de materia orgánica, todo en combinación con las lluvias intensas en la zona, generarían un desplazamiento del mercurio” en la zona.

La preocupación se ha despertado especialmente desde inicios del año pasado, cuando incrementó la presencia de grupos mineros artesanales en la zona.

Deja un comentario